¡Sed alegres!

El primer signo de que alguien se está haciendo religioso es que se vuelve alegre. Cuando un hombre está sombrío, puede ser  dispepsia, pero no religión.
Para el yogui, todo es gozo, cada rostro humano que ve le trae alegría. Ese es el signo del hombre virtuoso. ¿Qué tenéis que ver con los rostros ensombrecidos? Es terrible. Si tenés la cara  ensombrecida, no salgáis ese día, encerráos en vuestra habitación. ¿Qué derecho tenéis a esparcir esa enfermedad por el mundo? (I.264-65). 

La Meditación de acuerdo al Yoga y al Vedanta. Pág. 55
Swami Vivekananda

Entradas populares de este blog

¿Qué es la filosofía Vedanta?

La Santa Madre Sri Sarada Devi (1853-1920)

Deber y servicio