Disfruta los mangos

Todo el mundo lee Biblias, Vedas y Coranes, pero son tan sólo palabras, sintaxis, etimología, filología, los huesos descarnados de la religión. El maestro que se ocupa demasiado de las palabras y deja que la mente sea arrastrada por la fuerza de las palabras, pierde el espíritu. Tan sólo el conocimiento del "espíritu" de las escrituras configura al verdadero maestro religioso. La red de palabras de las escrituras es como una enorme selva en la cual la mente humana a menudo se pierde y no encuentra salida.
Ramakrishna solía contar la historia de unos hombres que entraron en un huerto de mangos y se dedicaron a contar las hojas, las ramas y los troncos, examinando su color, comparando los tamaños y anotando todo cuidadosamente. Después, se enfrascaron en una discusión erudita sobre cada uno de esos tópicos, los cuales sin duda eran muy importantes para ellos. Pero uno de ellos, más sensible  que los demás, no se interesó por esas cosas; en cambio, comenzó a comerse los mangos. ¿No fue eso sabio? Por ello, deja el contar las hojas y las ramas y el tomar notas para otros. Esa clase de trabajo tiene un lugar adecuado que no es aquí, en el campo espiritual. Nunca se verá un gran hombre espiritual entre los "contadores de hojas". (III.49-50).

La Meditación de acuerdo al Yoga y al Vedanta
Swami Vivekananda
Pág. 151.   

Entradas populares de este blog

¿Qué es la filosofía Vedanta?

La Santa Madre Sri Sarada Devi (1853-1920)

Deber y servicio