Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

El Evangelio de la Intrepidez

Imagen
¿Dónde reside la diferencia entre Dios y el hombre, entre el santo y el pecador? Sólo en la ignorancia. ¿Cuál es la diferencia entre el hombre más elevado y el gusano más miserable que se arrastra a vuestros pies? La ignorancia. Ahí está toda la diferencia. La divinidad infinita no está manifiesta; deberá ser manifestada. Esto es la espiritualidad, la ciencia del alma.
La fortaleza es bondad, la debilidad es  pecado. Si existe una palabra que llega como una bomba de los Upanishads, que explota como una bomba sobre las masas de ignorancia, esa es la palabra intrepidez. Y la única religión que debe ser enseñada es la religión de la intrepidez. El miedo es lo que trae la miseria, el miedo es lo que trae la muerte, el miedo es lo que engendra el mal. ¿Y qué causa miedo? La ignorancia de nuestra propia naturaleza.
No desesperéis. Porque hagáis lo que hiciereis, seréis siempre los mismos; vosotros no podéis cambiar vuestra naturaleza. La naturaleza no puede destruir a la naturaleza.  Vuestra n…

El "Ego" del Maestro

Imagen
En el nirvikalpa samadhi Sri Ramakrishna había comprobado que sólo Brahman es real y el mundo es ilusorio. Manteniendo su mente por seis meses en el plano de Brahman, que es uno sin segundo, había alcanzado el estado de vigñani, el conocedor de la Verdad en un sentido especial y muy amplio, quien ve a Brahman no sólo en su propio interior y en el Absuluto trascendental, sino en todo lo que hay en el mundo. En este estado de vigñana ocurría a veces que, privado de la conciencia de su cuerpo, se consideraba uno con Brahman; otras veces, consciente del mundo dual, se consideraba como devoto, servidor o hijo de Dios. Con el fin de posibilitar que el maestro actuara para beneficio de la humanidad, la Divina Madre había conservado en él un vestigio de ego, que él, según su estado de ánimo, llamaba el "ego de Conocimiento", el "ego de Devoción", el "ego de un niño" o el "ego de un servidor". De cualquier modo, este ego del maestro, consumido por el fue…
Imagen

Parábola acerca de cómo las circunstancias cambian a la gente

Un día una mujer joven se acercó a su padre y tristemente le dijo:
— Papá ¡estoy tan cansada de todo! tengo muchos problemas en el trabajo, en mi vida personal y ya no tengo fuerzas...¿qué puedo hacer?
Su padre le respondió:
— Permíteme mostrarte: Puso en el fogón tres ollas con agua y trajo una zanahoria, un huevo y café. Luego puso un ingrediente en cada uno de los tres recipientes. Al cabo de algunos minutos apagó el fogón y le preguntó a su hija: — ¿Qué ha pasado con lo que puse en el agua? — Pues papá, la zanahoria se coció, el huevo también. El café se disolvió, — respondió la chica.  — Así es, — respondió el padre, — pero si lo vemos más profundamente nos damos cuenta que la zanahoria, que era tan fuerte se hizo blanda y flexible. El huevo que parecía tan frágil y delicado se volvió duro. Su aspecto es el mismo, pero interiormente cambiaron, cada uno a su manera bajo una misma situación: el agua hirviente. Lo mismo ocurre con las personas: los que parecen fuertes pueden resultar si…
Imagen