Fuerza


En el hombre mora el omnipotente Dios. Nosotros somos partes de Dios; somos Sus hijos.¿Cómo podemos ser débiles? Nuestra fuerza dimana de Él, nunca podemos ser débiles. Por eso, el más grande pecado es concebir a uno mismo como débil y pecador... Creed que sois sus hijos, su parte, los herederos de la infinita fuerza y dicha. Creed que vuestro cuerpo y mente son sagrados templos donde siempre mora Dios, lo puro, iluminado y libre. Creed que Él penetra cada hombre y mujer, cada árbol y enredadera, cada ser sensible o insensible. Nadie más que Él existe en el universo todo. Tratad de verlo en el cielo azul, en las olas del mar, en el rostro de una mujer, en la simplicidad del niño, en los horrores del crematorio, en la firmeza de un yogui. 

Swami Saradananda

Entradas populares de este blog

¿Qué es la filosofía Vedanta?

La Santa Madre Sri Sarada Devi (1853-1920)

Deber y servicio