jueves, 1 de enero de 2015

Sri Ramakrishna



Un discípulo preguntó a su maestro: Señor, dígame por favor cómo puedo ver a Dios. 
Ven conmigo - dijo el Gurú -, y te lo demostraré.
Llevó al discípulo hasta un lago y ambos entraron en sus aguas. De pronto el maestro empujó y sostuvo la cabeza del discípulo bajo el agua. Después de unos minutos lo soltó y el discípulo levantó la cabeza y se incorporó. El Gurú le preguntó: ¡Qué sentistes?. El discípulo contestó: ¡Oh! Pensé que moriría; estaba ansioso por respirar.
El maestro le dijo: Cuando sientas así por Dios, entonces sabrás que no tienes que esperar mucho para Su visión.
El Evangelio de Sri Ramakrishna

Swami Vivekananda

"Yo soy el alma de Budha,  de Jesús, de Mahoma. Yo soy el alma de los maestros,  y soy todos los  ladrones que robaron ...