sábado, 8 de febrero de 2014

Swami Vivekananda



No se preocupen por doctrinas, dogmas o sectas, templos o iglesias; valen poco comparados con la esencia que existe en cada hombre, que es la espiritualidad; y cuanto más esto se desarrolle en una persona, tanto más poderosa se vuelve para el bien.
Logren esto primero, adquiéranlo y no critiquen a nadie. Demuestren a través de sus vidas que religión no significa palabras, nombres o sectas sino realización espiritual.

Swami Vivekananda

"Yo soy el alma de Budha,  de Jesús, de Mahoma. Yo soy el alma de los maestros,  y soy todos los  ladrones que robaron ...