miércoles, 9 de octubre de 2013

Consejo


El único propósito de la vida es conocer a Dios. Sumérgete profundamente en el mar de la bienaventuranza y vuélvete inmortal. Alcanza el conocimiento y la devoción, y luego sirve a Dios en el ser humano. El trabajo no es el fin. El trabajo desinteresado es un medio para lograr devoción. Medita, medita y zambúllete muy hondo en tu interior. Sabe que sólo Dios es real. Mantén por lo menos tres cuartas partes de tu mente en Dios. Es suficiente si empleas una cuarta parte en el servicio. Haz el trabajo y la adoración.
Swami Brahmananda 

Swami Vivekananda

"Yo soy el alma de Budha,  de Jesús, de Mahoma. Yo soy el alma de los maestros,  y soy todos los  ladrones que robaron ...