sábado, 6 de julio de 2013

El Ideal de una Religión Universal según Swami Vivekananda


En primer lugar, yo pediría a la humanidad que reconociera esta máxima: "No destruyáis". Los reformadores iconoclastas no hacen ningún bien al mundo. 

No destruyáis, no derribéis nada, construid.
Ayudad si podéis; si no podéis, cruzáos de brazos y mirad pasar las cosas. No dañeis si no podéis prestar ayuda. No digáis ni una palabra contra las convicciones de un hombre mientras sean sinceras. 

En segundo lugar, tomad a un hombre donde esté y desde allí dadle un impulso hacia arriba. Si es cierto que Dios es el centro de todas las religiones y que cada uno de nosotros avanza hacia El a lo largo de uno de estos radios, entonces es seguro que todos nosotros debemos alcanzar ese centro. Y en el centro, donde todos los radios se encuentran, todas nuestras diferencias cesarán; pero hasta que lleguemos allí, tiene que haber diferencias. Todos estos radios convergen al mismo centro. 

Uno, de acuerdo a su naturaleza, viaja por una de estas líneas, y otro a lo largo de otra, y si todos seguimos adelante por nuestras propias líneas llegaremos seguramente al centro, porque: "Todos los caminos llevan a Roma".


Cada uno de nosotros está creciendo y desarrollándose naturalmente de acuerdo a su propia naturaleza, cada uno llegará con el tiempo a conocer la verdad más alta, porque después de todo, los hombres deben enseñarse a sí mismos.

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...