Plática Inspirada



El mundo para mí, no yo para el mundo. El bien y el mal son nuestros esclavos, no nosotros los suyos. Es natural en la bestia el quedarse en donde está (no progresar); es natural en el hombre buscar el bien y evitar el mal; es natural en Dios no buscar ni lo uno ni lo otro, sino ser eternamente dichoso. ¡Seamos dioses!. Hagan del corazón un océano; vayan más allá de las trivialidades del mundo. Enloquezcan de alegría aun delante del mal; vean el mundo como un cuadro y disfruten entonces de su belleza sabiendo que nada les afecta. Niños que encuentran abalorios en un pantano, tal es el bien del mundo. Mírenlo con tranquila complacencia; vean el bien y el mal como una misma cosa, ambos son simplemente "juego de Dios"; gocen de todo.
 Swami Vivekananda
                                                                                                                          

Entradas populares de este blog

¿Qué es la filosofía Vedanta?

La Santa Madre Sri Sarada Devi (1853-1920)

Deber y servicio