martes, 18 de diciembre de 2012

El Gurú es necesario



En el juego de ajedrez, el espectador puede ver cuál es el movimiento correcto, mejor que los mismos jugadores. Los hombres mundanos se creen muy diestros, sin embargo, están asidos a las cosas de este mundo - el dinero, los honores, los placeres sensorios, etc. 
Estando muy absorbidos en el juego, es muy difícil que acierten el movimiento correcto. 


Los santos que han renunciado al mundo, no tienen apego a los objetos mundanos. Son como los observadores en una partida de ajedrez. Ven las cosas en su verdadera luz y pueden juzgar mejor que los hombres mundanos. De ahí que, si uno desea vivir una vida santa, debe poner fe en las palabras de aquellos que meditan exclusivamente en Dios y Lo han visto. Si tú buscas el consejo legal, ¿acaso no consultarás a un abogado que es quien conoce las leyes? Seguramente, no buscarás el consejo de un hombre de la calle.


Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...