Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

Link para visitar

Imagen
Flamea la Celeste y Blanca
http://elespiritunacional.blogspot.com.ar

El Gurú es necesario

Imagen
En el juego de ajedrez, el espectador puede ver cuál es el movimiento correcto, mejor que los mismos jugadores. Los hombres mundanos se creen muy diestros, sin embargo, están asidos a las cosas de este mundo - el dinero, los honores, los placeres sensorios, etc. 
Estando muy absorbidos en el juego, es muy difícil que acierten el movimiento correcto. 


Los santos que han renunciado al mundo, no tienen apego a los objetos mundanos. Son como los observadores en una partida de ajedrez. Ven las cosas en su verdadera luz y pueden juzgar mejor que los hombres mundanos. De ahí que, si uno desea vivir una vida santa, debe poner fe en las palabras de aquellos que meditan exclusivamente en Dios y Lo han visto. Si tú buscas el consejo legal, ¿acaso no consultarás a un abogado que es quien conoce las leyes? Seguramente, no buscarás el consejo de un hombre de la calle.


El Vedanta

Imagen
Sri Ramakrishna, personificación del Vedanta
El seguidor de la religión Vedanta no es ni hindú, mahometano, cristiano, parsi, o de cualquier otra nominación. Él puede hacer su adoración en una iglesia, en una mezquita, en un templo, o en su propio corazón, porque nuestro cuerpo humano es el templo de Dios vivo, es la iglesia del Padre todopoderoso, y es allí donde Él debe ser adorado por el espíritu y en el espíritu.
Swami Abhedananda
La misión del Vedanta en Occidente no es hacer hindúes a los cristianos, sino hacer al cristiano un mejor cristiano, al hindú un mejor hindú y al musulmán un mejor musulmán; es convencer a los hombres que en y a través de todas las variadas religiones pasa el hilo común de la verdad, y cualquiera sea el camino que siga el hombre alcanzará a Dios.
Swami Saradananda  

Pregunta: ¿Cuál es el uso práctico del Vedanta? Respuesta: El uso práctico de esta filosofía consiste en el conocimiento de nuestra verdadera naturaleza. Nos enseña lo que somos, por qué hemos veni…