El Deva y el Buda



Estaba un día el Buda en el jardín de Anathapindika, en la ciudad de Jetavana, cuando se le apareció un Deva en figura de brahmán vestido con hábitos blancos como la nieve, y ambos entablóse el siguiente diálogo:

El Deva: - ¿Cuál es la más tajante espada? ¿Cuál es la más activa ponzoña? ¿Cuál el fuego más ardiente? ¿Cuál la noche más lóbrega?

El Buda: - La palabra iracunda es la más tajante espada; la codicia el más mortal veneno; la lujuria el fuego más ardiente, y la ignorancia la noche más lóbrega.

El Deva: - ¿Quien obtiene la mayor ganancia? ¿Quien sufre la mayor pérdida? ¿Cuál es la armadura impenetrable? ¿Cuál la mejor arma?

El Buda: - El que da sin deseo de reciprocidad es el que más gana. El que de otro recibe sin devolver nada es el que más pierde. La paciencia es la armadura impenetrable. La sabiduría la mejor arma.

El Deva: - ¿Cuál es el ladrón más peligroso? ¿Cuál el tesoro más preciado? ¿Quién rehusa lo mejor que se le ofrece en este mundo?

El Buda: -Un mal pensamiento es el ladrón más peligroso. La virtud es el tesoro más preciado. Rehusa lo mejor que se le ofrece quien aspira a la inmortalidad.

El Deva: - ¿Qué atrae? ¿Que repugna? ¿Cuál es el dolor más terrible? ¿Cuál la mayor dicha?

El Buda: - El bien atrae. El mal repugna. El mayor dolor es la mala conducta. La liberación es la mayor dicha.

El Deva: - ¿Que causa la ruina en el mundo? ¿Que rompe la amistad? ¿Cuál es la fiebre más aguda? ¿Cuál el mejor médico?

El Buda: - La ignorancia arruina el mundo. La envidia y el egoísmo rompe la amistad. El odio es la fiebre  más aguda. El Buda es el mejor médico.

El Deva: - Me queda una duda y te ruego me la disuelvas. ¿Qué no quema el fuego ni el orín consume ni el viento abate y es capaz de reconstruir el mundo entero?

El Buda: - El beneficio de las buenas acciones. 

Gozóse el Deva  de las respuestas del Buda y a manos juntas se inclinó respetuosamente ante él y desapareció.

El Evangelio de Buda






Entradas populares de este blog

¿Qué es la filosofía Vedanta?

La Santa Madre Sri Sarada Devi (1853-1920)

Deber y servicio