viernes, 28 de septiembre de 2012

¿Qué es la espiritualidad cristiana?




Las formas mencionadas de espiritualidad, tales como oración y meditación, rituales, ascetismo y mística, son comunes a todas las religiones. Naturalmente, cada religión entiende estas formas a su manera. Pero siempre se trata de abrirse a Dios en la vida cotidiana y de conformar la propia vida a partir de Dios. Si transitamos los caminos espirituales que son comunes a todas las religiones, esto también nos vinculará con los fieles de otras culturas.

No obstante, también es importante penetrar más profundamente en el misterio de la propia espiritualidad cristiana. Para reconocer y amar la esencia de la propia espiritualidad es bueno conocer la espiritualidad de otras religiones y llevar adelante un diálogo abierto con sus representantes. En el diálogo podremos aprender algo de las otras religiones, ya que como cristianos hemos olvidado mucho de nuestra propia tradición cristiana. Y por eso no reconocemos a Cristo en su plenitud.

Ya los autores del Nuevo Testamento dialogaban con otras religiones. En el diálogo con otras corrientes religiosas de su época han dibujado una imagen de Jesucristo que también fue comprensible y atractiva para los representantes de otras religiones. Sí, a ellos mismos se les abrió  la riqueza de Jesús cuando hablaron con los representantes de otras corrientes espirituales y luego reflexionaron sobre la esencia de Jesucristo. Entendieron así que Jesucristo tiene un mensaje fascinante para todos los hombres, y que en él existe plenitud y vida.
Anselm Grun
Monje y Administrador de la 
abadía  benedictina de Munsterschwarzach



miércoles, 26 de septiembre de 2012

El Deva y el Buda



Estaba un día el Buda en el jardín de Anathapindika, en la ciudad de Jetavana, cuando se le apareció un Deva en figura de brahmán vestido con hábitos blancos como la nieve, y ambos entablóse el siguiente diálogo:

El Deva: - ¿Cuál es la más tajante espada? ¿Cuál es la más activa ponzoña? ¿Cuál el fuego más ardiente? ¿Cuál la noche más lóbrega?

El Buda: - La palabra iracunda es la más tajante espada; la codicia el más mortal veneno; la lujuria el fuego más ardiente, y la ignorancia la noche más lóbrega.

El Deva: - ¿Quien obtiene la mayor ganancia? ¿Quien sufre la mayor pérdida? ¿Cuál es la armadura impenetrable? ¿Cuál la mejor arma?

El Buda: - El que da sin deseo de reciprocidad es el que más gana. El que de otro recibe sin devolver nada es el que más pierde. La paciencia es la armadura impenetrable. La sabiduría la mejor arma.

El Deva: - ¿Cuál es el ladrón más peligroso? ¿Cuál el tesoro más preciado? ¿Quién rehusa lo mejor que se le ofrece en este mundo?

El Buda: -Un mal pensamiento es el ladrón más peligroso. La virtud es el tesoro más preciado. Rehusa lo mejor que se le ofrece quien aspira a la inmortalidad.

El Deva: - ¿Qué atrae? ¿Que repugna? ¿Cuál es el dolor más terrible? ¿Cuál la mayor dicha?

El Buda: - El bien atrae. El mal repugna. El mayor dolor es la mala conducta. La liberación es la mayor dicha.

El Deva: - ¿Que causa la ruina en el mundo? ¿Que rompe la amistad? ¿Cuál es la fiebre más aguda? ¿Cuál el mejor médico?

El Buda: - La ignorancia arruina el mundo. La envidia y el egoísmo rompe la amistad. El odio es la fiebre  más aguda. El Buda es el mejor médico.

El Deva: - Me queda una duda y te ruego me la disuelvas. ¿Qué no quema el fuego ni el orín consume ni el viento abate y es capaz de reconstruir el mundo entero?

El Buda: - El beneficio de las buenas acciones. 

Gozóse el Deva  de las respuestas del Buda y a manos juntas se inclinó respetuosamente ante él y desapareció.

El Evangelio de Buda






sábado, 22 de septiembre de 2012

Lo importante es la sinceridad



Al respecto decía Sri Ramakrishna:


"Cualquier sea el sendero que sigas - Hindú, 

Musulmán, Cristiano, Bhakta, Vaishnava o 

Brahmo - lo esencial es la aspiración. Dios es 

nuestro Guía Interno. Aun si has tomado un 

sendero equivocado, lo único necesario es que 

sientas anhelo por Él. Entonces Él Mismo te 

pondrá en la senda correcta".

jueves, 6 de septiembre de 2012

Filosofía Vedanta

Vedanta es una de las filosofías espirituales más antiguas e integradoras del mundo y una de las más inclusivas. 

Basado en los vedas, textos sagrados de la India, el Vedanta afirma la unidad de la existencia, la divinidad del alma y la armonía de las religiones. Constituye la base filosófica del hinduismo incluye aspectos de la cultura India, el Vedanta es de aplicación universal y resulta igualmente relevante a cualquier país, cultura y tradición religiosa.
La palabra "Vedanta" es una combinación de otras dos: "veda", que significa conocimiento y "anta" que significa el fin de o la meta de. En este contexto, la meta del conocimiento no es intelectual, como el conocimiento limitado que adquirimos al leer libros; este conocimiento se refiere al conocimiento de Dios y de nuestra naturaleza divina. Por lo tanto, Vedanta es la búsqueda del autoconocimiento (o descubrimiento de nuestro propio Ser) y, por ende, la búsqueda de Dios.

¿A qué nos referimos cuando decimos Dios? 
Según el Vedanta, Dios es existencia, conciencia y dicha infinita. El término sánscrito que describe esta realidad trascendente e impersonal es Braman, la divina esencia del ser. Al mismo tiempo, el Vedanta afirma que Dios también puede ser personal y asumir un cuerpo humano en cualquier época.

Pero lo más importante de todo es que Dios mora en nuestros corazones como el Ser Divino o Atman. El Atman no nace ni muere. no es afectado por nuestros defectos, ni por las fluctuaciones de la mente o del cuerpo, no está sujeto a dolor, desesperación, enfermedad o ignorancia. El Vedanta declara que el Atman es puro, perfecto, libre de cualquier limitación, uno con Brahman. El más hermoso templo de Dios en el corazón humano.

Es más, el Vedanta asevera que la meta de la vida humana consiste en darnos cuenta de nuestra divinidad y en hacerla patente. Y esto no sólo es posible, sino que es inevitable. Nuestra verdadera naturaleza es divina; conocer a Dios es un derecho de nacimiento, es inherente a la condición humana. Tarde o temprano todos manifestamos nuestra divinidad, ya sea en ésta o en vidas posteriores, puesto que nuestra naturaleza divina es la mayor verdad de nuestra existencia.

Finalmente, el Vedanta declara que todas las religiones enseñan las mismas verdades esenciales sobre Dios, el mundo y las relaciones humanas. Hace miles de años el Rig Veda declaró: La verdad es una; los sabios le dan distintos nombres. Las religiones del mundo ofrecen diversos senderos para llegar a Dios, todos válidos y auténticos. Y cada religión ofrece al mundo un camino único e infalible que conduce a la realización de Dios. Los mensajes contradictorios que encontramos entre las religiones se deben más a la doctrina y al dogma que a la realidad de la experiencia espiritual. Si bien hay diferencias en los preceptos externos de cada religión, la experiencia interior revela notables semejanzas.

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...