sábado, 7 de julio de 2012

Primero Dios, luego el mundo


Por cualquier medio la mente debe ser fijada en Dios. Debe haber un sincero esfuerzo por lograr una asociación constante y amorosa con Dios dentro del corazón, entonces, la vida humana cobra significado. Se debe tratar de recordar a Dios y jamás olvidarlo. Esta es la mejor regla y la esencia de todos los yogas.

La tendencia de la mente humana es a estar siempre ocupada con una u otra cosa. Cuanto más more en los objetos sensorios a través de los sentidos, mayor será el sufrimiento. Debemos comprender este simple hecho. Así dice el Srimad Bhagavatam (XI.14.27): "Meditando en los objetos sensorios la mente se vuelve mundana, y meditando en Dios, se sumerge en Él."

Debemos tratar de superar las limitaciones y avanzar hacia adentro y hacia Dios. Hay tres limitaciones principales qie Sri Krishna enumeró en el Srimad Bhagavad Gita (XVI.21-22): "Tres son las puertas que conducen al infierno: lujuria, ira y codicia. Por lo tanto, uno debe renunciar a las tres.

"¡Oh, Arjuna! El hombre que ha escapado a estas tres puertas de la oscuridad, practica lo que es bueno para él, y de este modo va hacia la Suprema Meta."

(de Ramakrishna Vivekananda Vedanta)

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...