martes, 26 de junio de 2012

Los enemigos internos

Existen términos que se definen por sí y también por oposición.



En el tema que nos ocupa, resulta claro que no existen enemigos sin amigos, como el plano interno carece de entidad si no existiera otro externo. Es así como llegamos a una primera conclusión: uno es no sólo la contracara del otro sino también su parte indisoluble, es decir, no podrían existir uno sin el otro. Es por tal

razón que antes que negar la existencia de la polaridad con menor reputación (enemigo) convendría convertirla debidamente como un camino para llegar a la otra cara de la moneda.

Existe una tendencia en nosotros en identificarnos con aspectos que consideramos luminosos o buenos negando sus opuestos.
La “sombra”, como algunos la denominan comienza entonces a cobrar mayor fuerza puesto que la energía depositada en su negación la alimenta y terminamos entonces movidos de modo inconsciente por nuestros aspectos negados.

Otro abordaje usual es el de luchar contra los aspectos que consideramos negativos por medio de la represión, cayendo nuevamente en la trampa de alimentar al lobo por la energía focalizada en los mismos. Si pudiéramos con sinceridad de corazón como sin prejuicios también, reconocer que los aspectos negados no sólo son parte nuestra sino que son inestimables aliados para nuestro desarrollo, ya que resultan la potencia en espera de convertirlas en acto por medio de un proceso de transmutación, terminaríamos agradeciendo la función de brújula que nuestros enemigos podrían cumplir.

En paralelo, muchos creen que basta con la introspección para crecer interiormente negando las señales que el exterior permanentemente nos envía. Tal orientación plasmada en sincronicidades, comentarios o lecturas “casuales” pueden ser señales que paradojalmente nos orientan hacia nuestro desarrollo interior. Ya planteaba Sri Ramakrishna la función de “gimnasio” que la vida encarnada tiene, entrenamiento a desarrollar plenamente para que la misma tenga un sentido profundo y que por ende
sería absurdo negar.

En síntesis: los enemigos internos resultan, a mi modo de ver, aliados indispensables como guías que orientan nuestro desarrollo para que esta vida tenga real valor.
Por Sr. Arturo Flier, Sociólogo

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...