jueves, 12 de abril de 2012

Tenemos derecho al trabajo pero no a sus frutos


Ni aún las formas más bajas de actuar han de ser menos despreciadas. Dejen que el hombre que no conoce nada mejor trabaje por fines egoístas, por nombre y fama; pero todos deben tratar siempre de alcanzar móviles cada vez más elevados y de comprenderlo.


“Tenemos derecho al trabajo pero no a sus frutos”
(Bhagavad Guita)


Dejen aparte los frutos. ¿Por qué preocuparse por los resultados? Si desean ayudar a un hombre, nunca piensen cual será la actitud de él hacia ustedes. Si quieren hacer una obra grande o buena, no se inquieten en pensar cuál será el resultado.



                      Karma Yoga
Swami Vivekananda