Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Hay tres clases de ayuda

Ayudar a otros físicamente aliviando sus necesidades físicas es, ciertamente, grande; pero la ayuda es mayor cuando la necesidad es más grande y duradera la ayuda. Si las necesidades de un hombre se pueden aliviar por una hora, el hacerlo es, en verdad, ayudarle; si le pueden ser solventadas por un año, la ayuda será mejor; pero si se le eliminaran para siempre, ésta sería, seguramente, la más grande ayuda que podría prestársele.
El conocimiento espiritual es la única cosa que puede destruir nuestras miserias para siempre; cualquier otro conocimiento sólo satisface las necesidades por cierto tiempo. El conocimiento del espíritu es el único que destruye para siempre la condición de necesitado; así, la ayuda espiritual es la más elevada ayuda que puede brindarse al hombre; aquel que da conocimiento espiritual es el más grande benefactor de la humanidad y como tal vemos que los hombres más poderosos son aquellos que han ayudado al hombre en sus necesidades espirituales; porque la espiritu…

Deber y servicio

¿Hay alguna norma general del deber?
Al estudiar las leyes éticas de diferentes países, observamos que no puede haber una norma universal objetiva; pero sí hay un principio subjetivo que respalda los códigos morales de todas las naciones.
El aspecto externo del deber varía de acuerdo con nuestra posición en la vida y nunca puede ser definido por una serie de reglas fijas. Lo que puede ser un deber en una situación determinada puede no serlo bajo otras circunstancias. Todo deber objetivo está determinado por la relación del hombre con su medio ambiente externo y necesariamente le concierne únicamente al hombre mismo y a su carácter. No tiene relación con su acción sino con su motivo; con un principio y no con su aplicación. Por lo tanto debe ser una ley abstracta común a toda la humanidad. Resumiendo, “Aquello que hace olvidar a un hombre su propio pequeño yo por el bien de los demás y lo conduce hacia su Ideal, es su más elevado deber.”
No es posible, sin embargo, alcanzar este ideal abstr…

Tenemos derecho al trabajo pero no a sus frutos

Imagen
Ni aún las formas más bajas de actuar han de ser menos despreciadas. Dejen que el hombre que no conoce nada mejor trabaje por fines egoístas, por nombre y fama; pero todos deben tratar siempre de alcanzar móviles cada vez más elevados y de comprenderlo.

“Tenemos derecho al trabajo pero no a sus frutos” (Bhagavad Guita)

Dejen aparte los frutos. ¿Por qué preocuparse por los resultados? Si desean ayudar a un hombre, nunca piensen cual será la actitud de él hacia ustedes. Si quieren hacer una obra grande o buena, no se inquieten en pensar cuál será el resultado.


                      Karma Yoga Swami Vivekananda

Soy su Madre

Imagen
Canto Devocional: 
Compuesto por un monje de la Orden Ramakrishna Canta: Eduardo Tumbarino

Buddha, el karma-yogui perfecto

Imagen
Permítanme que les diga, algunas palabras acerca de un hombre que verdaderamente llevó a la práctica estas enseñanzas del karma-yoga. Ese hombre fue Buddha.
Es el único hombre que las puso en práctica de un modo perfecto. Todos los profetas del mundo, excepto Buddha, tuvieron motivos externos que los impulsaron a la acción inegoísta. 
Los profetas del mundo, con esta sola excepción, se pueden dividir en dos grupos: uno, que sostiene que ellos son encarnaciones de Dios venidos a la tierra y, otro, que sólo sostienen ser mensajeros de Dios; ambos, sacan su impulso para la obra, del exterior, esperando recompensa de afuera, por más elevado que sea el lenguaje espiritual que ellos emplean. 
Pero Buddha es el único profeta que dijo: “No me interesa conocer vuestras diversas teorías acerca de Dios. ¿De qué sirve el discutir todas las sutiles doctrinas acerca del alma? Haced el bien y sed buenos. Y esto os llevará a la libertad y a toda verdad que haya”.  Su vida y su conducta estaban absolutame…

Poema

Imagen
¡Señor, hazme Tu humilde servidor! ¡Señor, hazme Tu humilde servidor! un sirvien