jueves, 22 de marzo de 2012

El siervo de Dios

La imagen del siervo de Dios es común a todas las grandes religiones del mundo, utilizada en muchos casos para denominar a santos, profetas y encarnaciones. 
En el catolicismo se lo considera el primer grado que se le otorga a una persona en su camino a la canonización, a la vez que es utilizada por varias órdenes monacales para describir su misión. 
En el Islam, la misma fe implica la sumisión a Dios, por lo que la relación entre el hombre y Alá es concebida como la de amo y servidor. 
La imagen también aparece en el budismo Mahayana en torno al ideal del Bodhisatva, consagrado al servicio de todos los seres.
Por su parte, el Hinduismo emplea el término “Dasya” para describir esta actitud de servicio para con la deidad. De entre todas las figuras que encarnan este ideal, ninguna es más venerada y querida que la de Hanumán, el dios mono que sirve de Rama a lo largo de la epopeya del Ramayana. Hanumán es la encarnación del devoto perfecto que se entrega al servicio del Señor con todo su corazón, pensamientos y acciones. Se lo considera el protector de los enamorados y es el símbolo de la lealtad, a la vez que se lo admira por su valor, humildad, abnegación y amistad.

En su evangelio, Ramakrishna cuenta que una vez Rama preguntó a Hanumán, ¿Cómo Me consideras? Y Hanumán contestó: Oh Rama; mientras tengo la sensación del yo veo que Tú eres el todo y yo soy una parte; Tú eres el Amo y yo soy Tu servidor. Pero cuando, oh Rama, tengo el conocimiento de la Verdad, entonces realizo que Tú eres yo y yo soy Tú. La relación de amo y servidor es la más apropiada. Ya que este yo debe permanecer, dejemos que este bribón sea el servidor de Dios.

A este respecto, Swami Vivekananda desarrolló el concepto de daridra narayana seva, o servicio a Dios a través del servicio al prójimo, especialmente a los humildes. Swamiji sostenía que nadie puede ser verdaderamente libre hasta que lo sean todos. Incluso el deseo de salvación personal tiene que ser supeditado al trabajo incansable por la salvación del prójimo, ya que esta es la marca verdadera de la Iluminación.
Martín Astigueta es Periodista y docente

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...