sábado, 13 de agosto de 2011

¿Quién es Sri Ramakrishna?

Sri Ramakrishna
(1836-1886)


La figura de purísima espiritualidad de Sri Ramakrishna, es conocida hoy por todos los amantes de la vida espiritual.

Sri Ramakrishna es adorado, en la actualidad, por millones de personas, como Encarnación Divina; otros Lo consideran como uno de los más grandes entre los maestros y guías espirituales. Sus palabras son expresiones de la Suprema Verdad.

Sri Ramakrishna (1836-1886), el Dios-Hombre del siglo XIX

El tomó forma humana en 1836 y vivió cincuenta años entre nosotros. Desde muy joven manifestó, en varias oportunidades, Su latente Divinidad.

Practicó todas las religiones del mundo: hinduismo, con sus innumerables senderos de devoción, yoga y conocimiento; islamismo, la religión de la devoción a Dios sin forma: Alá; cristianismo, la religión de la devoción, en la cual, por el amordel hijo el Divino Padre lo toma en Su seno y lo glorifica; el buddhismo, la religión del amor universal y de la completa cesación de toda clase de sufrimiento; todos estos senderos fueron recorridos por EL, y muchos otros, que, comúnmente, no se conocen.

Al final de Sus prácticas, se inició, por indicación de su Divina Madre, en el Supremo misticismo del Vedanta, el sendero del monismo puro y se unió, definitivamente, con lo Uno sin segundo. Anteriormente, en diversas maneras, había realizado a Dios Personal, a quien El llamaba Divina madre, Quien le hizo luego realizar a Dios Impersonal y, por último, se unió con Dios Trascendental. Para cada práctica espiritual Su Divina Madre le llevaba un maestro o maestra bien versado, alguien que había practicado y realizado el Ideal por dicho sendero.

domingo, 7 de agosto de 2011

Ya decidí con mi vida

Ya decidí con mi vida: amaré a Dios.
RecordándoLo divinizaré los deberes diarios.
Realizar las prácticas con toda fidelidad,
con esto que tenga humildad, fe y simplicidad.
Conscientemente, si destaco el estado espiritual,
Simultáneamente se mejorará lo físico y mental.

El milano


Los deberes mundanos traen mucha preocupación y ansiedad.

“Se narra en el Bhágavata que el Avadhuta (santo de gran renunciación) tuvo veinticuatro Gurús, uno de los cuales fue el milano.

En cierto lugar, unos pescadores estaban pescando, cuando un milano se precipitó hacia abajo y arrebató un pescado.

A la vista del pescado, unos mil cuervos persiguieron al milano haciendo gran estruendo con sus graznidos. A cualquier lado que volara el milano, los cuervos lo seguían. El milano voló al sur y los cuervos lo siguieron; voló al norte y también lo siguieron los cuervos. Fue hacia el este y el oeste, con el mismo resultado. Como el milano comenzara a volar confusamente, he aquí que el pescado cayó de su pico. Al momento, los cuervos dejaron solo al milano y volaron tras el pescado. Así, relevado de sus preocupaciones, el milano se posó en la rama de un árbol y pensó: “Aquel miserable pescado era la raíz de todas mis perturbaciones. Ahora me he librado de él y por lo tanto estoy en paz”.

“El Avadhuta aprendió del milano esta lección: que mientras el hombre tenga el pescado, esto es, deseos mundanos, tiene que llevar a cabo acciones y en consecuencia sufrir preocupaciones, ansiedad e inquietud. Tan pronto como renuncia a estos deseos, sus actividades cesan y goza de la paz del alma”.

Pero el trabajo sin ningún motivo egoísta es bueno. No crea ninguna preocupación. Pero es muy difícil ser totalmente inegoísta. Podemos pensar que nuestro trabajo es inegoísta, pero el egoísmo viene sin saberlo nosotros, nadie sabe de dónde. Si un hombre ya ha practicado grandes disciplinas espirituales, entonces, como resultado de ello, podrá trabajar sin ningún motivo egoísta. Después de la visión de Dios, un hombre puede fácilmente hacer trabajos inegoístas. En la mayoría de los casos, la acción cae después de alcanzar a Dios. Sólo unos pocos, como Nárada (un gran sabio y amante de Dios de la mitología hindú), trabajan para traer luz a la humanidad.

El Evangelio de Sri Ramakrishna, T1, Pág. 339

sábado, 6 de agosto de 2011

En tu propio interior

En tu propio interior
existe un estado de
Paz, Luz y Amor.
¿Existe el Reino del Señor!
en tu propio interior.

¡Qué cosa maravillosa!
Corán, Torah, Biblia, Ved,
dicen la misma cosa. 
¡Existe el Reino del Señor!
en tu propio interior.

Por la Gracia Divina
disfruta el privilegio
de la vida humana.
¡Existe el Reino del Señor!
en tu propio interior.

Jesús, Hari, Allah



Jesús, Hari, Allah, Tao, Buddha, Madre,
Moisés u otro Ser divino de las religiones;
la verdad es que Dios se revela
en los seres humanos, en sus corazones.

Siguiendo su naturaleza cada uno reza
al mismo Dios en su corazón,
ésta simple comprensión trae la expansión,
ya termina todo conflicto y confusión.



Sri Ramakrishna

Om Ramakrishna es el querido maestro,
Él mismo practicó, realizó y mostró,
en Su corazón existe todo lo divino,
varían los nombres y formas sólo.


Composición por: Swami Pareshananda
Monje de la Orden Ramakrishna