sábado, 24 de diciembre de 2011

Para aliviar el estrés






“Hija mía, si quieres la paz mental no mires las faltas de los demás. Mira tus propias faltas. Aprende a hacer de este mundo algo muy tuyo. Nadie es un extraño, hija mía; el mundo entero es muy tuyo”.
Santa Madre Sarada Devi


“Los hombres discuten en nombre de la religión, escriben sobre ella, pelean por ella, mueren por ella, todo menos vivir por ella”.
Charles Colton (1780-1832)


Comenzamos a aliviar el estrés cuando reconocemos que todos los problemas son creados por los pensamientos y las acciones y comienzan en la mente. Nuestra reacción ante los mismos nos llevan al estrés. El estrés y la duda existen subjetivamente en la mente; no tienen existencia objetiva válida. Vivimos para satisfacer deseos sin fin que no nos producen felicidad ni paz permanente.
Una vida sin sentido nunca ha sido útil para la raza humana. Si queremos evitar preocupaciones y estrés innecesario debemos tener convicción en un significado superior de la vida. En su autobiografía, Tolstoy hizo esta observación conmovedora:

“Busca entre estas personas a un hombre, pobre o rico, para quien, lo que gana asegure lo que él considera necesario de acuerdo a lo que el mundo enseña, y verás que hay uno entre mil. Todos luchan con toda su fuerza para obtener lo que no necesitan y se l es demanda de acuerdo a lo que el mundo enseña, y ante cuya ausencia, por lo tanto, se sienten infelices. Y tan pronto como obtien en lo que les es requerido, otra cosa, y nuevamente otra, se les exige, y así, este trabajo de Sísifo continúa sin fin, arruinando la vida del hombre... Todos ellos tienen que cargar más y más sobre su vida ya recargada con trabajo, y así consagran su existencia y alma enteramente al servicio de lo que el mundo enseña... Pero ¿será feliz la vida del hombre que hace todo esto?” —León Tolstoy, A Confession and What I Believe [London, 1927], pp. 305-6.

Alivio de la Tensión, Depresión y Ansiedad Mediante la Vida Espiritual 
Por Swami Tathagatananda

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...