sábado, 31 de diciembre de 2011

Sobre el poder de las mujeres - Swami Vivekananda







“Si ustedes no elevan a las mujeres - vívidas personificaciones de la Divina Madre - no piensen que hay otro camino para vuestra propia elevación”.

“Todas las naciones han alcanzado grandeza gracias al debido respeto que mostraron hacia las mujeres.















Los paises o naciones que no respetan a las mujeres, jamás podrán volverse grandes ni lo lograrán en el futuro... No hay esperanza de prosperidad para la familia o país donde no hay estima para las mujeres, donde ellas viven en constante tristeza y melancolía.



Por esta razón lo primero que hay que hacer es elevarlas a su propio nivel...”

“En la actualidad, Dios debería ser adorado como “Madre”, la Energía infinita. Esto conducirá a la pureza y llegará aquí, a América, una tremenda energía... Las mujeres han sufrido durante una eternidad y eso les ha dado infinita paciencia y perseverancia infinita. Es esto lo que las hace ser, en todos los países, el sustento de hasta las supersticiones religiosas y de los sacerdotes, y es esto lo que las liberará. Tenemos que volvernos vedantistas y vivir este gran pensamiento; las masas deben captarlo, y esto sólo puede hacerse en la libre América. En la India, esas ideas fueron expuestas por individuos como Buddha, Sankara y otros, pero las masas no pudieron retenerlas. El nuevo ciclo debe ver a las masas viviendo el vedanta y esto tendrá que ocurrir mediante la mujer.



“Yo no me opongo a la adoración de las mujeres que son la vívida personificación de la Divina Madre, cuyas manifestaciones externas atraen  y enloquecen a los hombres, pero cuyas manifestaciones internas tales como conocimiento y desapego hace al hombre omnisciente, de firme determinación y un conocedor de Brahman...”


Del libro: “La Bienaventuranza de ser Mujer”
según Sri Ramakrishna

sábado, 24 de diciembre de 2011

Para aliviar el estrés






“Hija mía, si quieres la paz mental no mires las faltas de los demás. Mira tus propias faltas. Aprende a hacer de este mundo algo muy tuyo. Nadie es un extraño, hija mía; el mundo entero es muy tuyo”.
Santa Madre Sarada Devi


“Los hombres discuten en nombre de la religión, escriben sobre ella, pelean por ella, mueren por ella, todo menos vivir por ella”.
Charles Colton (1780-1832)


Comenzamos a aliviar el estrés cuando reconocemos que todos los problemas son creados por los pensamientos y las acciones y comienzan en la mente. Nuestra reacción ante los mismos nos llevan al estrés. El estrés y la duda existen subjetivamente en la mente; no tienen existencia objetiva válida. Vivimos para satisfacer deseos sin fin que no nos producen felicidad ni paz permanente.
Una vida sin sentido nunca ha sido útil para la raza humana. Si queremos evitar preocupaciones y estrés innecesario debemos tener convicción en un significado superior de la vida. En su autobiografía, Tolstoy hizo esta observación conmovedora:

“Busca entre estas personas a un hombre, pobre o rico, para quien, lo que gana asegure lo que él considera necesario de acuerdo a lo que el mundo enseña, y verás que hay uno entre mil. Todos luchan con toda su fuerza para obtener lo que no necesitan y se l es demanda de acuerdo a lo que el mundo enseña, y ante cuya ausencia, por lo tanto, se sienten infelices. Y tan pronto como obtien en lo que les es requerido, otra cosa, y nuevamente otra, se les exige, y así, este trabajo de Sísifo continúa sin fin, arruinando la vida del hombre... Todos ellos tienen que cargar más y más sobre su vida ya recargada con trabajo, y así consagran su existencia y alma enteramente al servicio de lo que el mundo enseña... Pero ¿será feliz la vida del hombre que hace todo esto?” —León Tolstoy, A Confession and What I Believe [London, 1927], pp. 305-6.

Alivio de la Tensión, Depresión y Ansiedad Mediante la Vida Espiritual 
Por Swami Tathagatananda

Lectura y Reflexión


Entrega a Dios

El monito se agarra a su madre y va a todas partes colgado de ella.
En cambio, el gatito no hace lo mismo, sino que maúlla lastimeramente y la madre lo toma con los dientes por la nuca. Si el monito suelta a su madre, cae y se lastima. Eso sucede porque confía en su propia fuerza. Pero el gatito no corre el mismo riesgo, ya que es la madre la que lo lleva a todas partes. Tal es la diferencia que hay entre confiar en sí mismo y la entrega total a la voluntad de Dios.

El niño Dios



El símbolo del niño Dios es común a diferentes tradiciones religiosas tanto en oriente como en occidente. Se lo puede encontrar en el cristianismo, en la imagen de Jesús recién nacido en el pesebre y también en el hinduismo como Gopal, el pequeño Krishna de Vrindavan.
Según el Bhakti Yoga, considerar a dios como hijo, es una de las cinco actitudes que puede adoptar el devoto para con lo divino, siendo la de amigo, progenitor, maestro y bienamado las otras cuatro restantes.

En el evangelio de Sri Ramakrishna  se cuenta una anécdota asociada con esta actitud.
Un día, una mujer se acercó a él y le dijo “Oh maestro, yo no amo a Dios, no entiendo nada que se refiera a él. No puedo decir que amo a Dios”. A lo que  Ramakrishna le pregunto, “¿No hay nadie a quien ames?”. “Sí”, respondió ella, “amo a mi pequeño sobrino”. Thakur entonces le dijo: “Pues ahí lo tienes. Al estar al servicio de tu sobrino, estás al servicio de la deidad”.

En el cristianismo la imagen del nacimiento de Jesús es el símbolo de la navidad.

El culto al niño Dios está muy extendido en algunas partes de España, Latinoamérica y Europa Central. Según sus seguidores es él quién el día de navidad trae los regalos y no Papá Noel, ni los Reyes Magos. La teología cristiana enfatiza que el significado profundo de la navidad implica que el pequeño niño Jesús nazca dentro del propio corazón. La tarea y único anhelo del devoto es la de cuidar y ayudarlo a crecer.

En la India la figura del niño Krishna es muy venerada. Existe toda una serie de historias en torno al episodio de la niñez del dios. Lo llaman el “ladrón de manteca”, es el niñito travieso al que todos aman. Un día una amiga le dice a Yashoda, su madre adoptiva: “El pequeño Krishna ha estado comiendo barro”. Ella lo busca, le da una bofetada y abre su boca para sacarle el barro y limpiarla. Entonces él le hace un truco. Mientras su madre observa su boca, en un instante le revela todo el universo, la visión la deja pasmada por lo que a continuación Gopal le borra el recuerdo para hacerla volver en sí.

La simbología del Dios niño es muy rica y sus significados son variados. Según afirma Sri Ramakrishna en su evangelio, “Después de realizar a Dios el hombre se vuelve como un niño. Uno adquiere la naturaleza del objeto en el cual medita. La naturaleza de Dios es como la de un niño. Así como un niño construye una casa de juguete y luego la destruye, así Dios actúa mientras crea, preserva y destruye el universo”.

Por Martín Astigueta


La Santa Madre Sri Sarada Devi (1853-1920)


De su vida...

 
Sri Ramakrishna  (1836-1886), el Dios-Hombre del siglo XIX, estuvo acompañado durante su vida por una figura luminosa, Sri Sarada Devi, desde el punto de vista de la tradición hindú, su divina Shakti, o fuerza manifestada en forma femenina. La Santa Madre, nombre por el que generalmente es llamada por sus devotos, era una verdadera dínamo de espiritualidad, una fuerza infinita de compasión y una inagotable fuente de ejemplo e inspiración.
“El cariño de Sri Ramakrishna y Su respeto religioso para con ella, -dice Romain Rolland-, depurados de los deseos y perturbaciones por los sentidos, reconocieron bajo su velo a la Deidad”.

Nacimiento y niñez

Jairambati, una retirada aldea del distrito de Bankura en Bengala occidental fue la cuna de Sri Sarada Devi. Nacida el 22 de diciembre de 1853 en una humilde y piadosa familia bramín.
Desde muy niña rogaba a Dios que diera a su carácter la pureza y la fragancia de un nardo blanco. Mirando la luna llena , solía decir: “Oh, Dios, hasta en la luna hay manchas oscuras; pero haz que mi carácter sea inmaculado”.
Ésta fue la niña elegida (a la edad de cinco años) para novia de Sri Ramakrishna. La ceremonia del casamiento se celebró debidamente. En la India, un casamiento a tan temprana edad tiene el carácter de un compromiso; el matrimonio se consuma cuando la muchacha alcanza la madurez. Pero en este caso quedó sin cumplirse por siempre.

Primer contacto con Sri Ramakrishna

A la edad de 14 años visita a Sri Ramakrishna en Kamarpukur. Su espiritualidad se hallaba desarrollada mucho más de lo que correspondía a su edad.
Era capaz de comprender de inmediato el estado mental de su esposo. Le surgió un gran deseo de aprender sus enseñanzas acerca de Dios y de vivir con él, sirviéndole.
Sri Ramakrishna muy contento, la aceptó a la vez como su discípula y su compañera espiritual.



Su vida junto al Maestro

En 1872, Sri Sarada Devi acompañada por su padre llega a Dakshineswar a visitar a su marido. Ahora tenía 18 años.
Sri Ramakrishna asumió el deber de instruir a su joven esposa, lo que comprendía todo, desde el manejo de los asuntos domésticos hasta el conocimiento de Brahman. Le enseñó a despabilar una lámpara, a comportarse frente a la gente según sus diferentes temperamentos y a adoptar la actitud apropiada en presencia de visitas.
La instruyó en los misterios de la vida espiritual (oración, meditación, yapam, contemplación profunda y samadhi).






Sri Ramakrishna y su esposa convivían en Dakshineswar, pero su mente volaba siempre alto por encima del plano mundanal.
Por la relación espiritual tan excepcional , se demostró que marido y mujer pueden convivir como compañeros espirituales. La relación entre ambos seres fue de estricta castidad. Ramakrishna era para ella la reencarnación de Dios en forma humana.


Su vida espiritual

Uno de los hechos más relevantes en su vida fue el momento en que Sri Ramakrishna la adora como a la Divina Madre misma, despertando en ella un sentimiento de maternidad por todas las criaturas.
La vida de la Santa Madre, estando el Maestro en vida, transcurre entre el servicio, la oración y las constantes austeridades. Llevaba una vida muy simple, sencilla, sin ostentaciones de ninguna especie; a la vez ¡cuánta paz y armonía! Su naturaleza inmaculada, ecuanimidad mental e imperturbabilidad, su desapego, el no criticar a nadie, su simpatía y amor hacia tods y, sobre todo, la firmeza en el momento adecuado y su dedicación absoluta a Dios son rasgos extraordinariamente prominentes en ella.
Tras la desaparición de Sri Ramakrishna en 1886, la Madre misma se convierte en una fuente de consuelo para miles de personas que se acercan a ella en busca de luz espiritual y como símbolo para los monjes del recién nacido Ramakrishna Math.
Siempre atormentada por los problemas de sus familiares y por la enfermedad, Sri Sarada Devi  fue el consuelo de miles de personas, dejando un mensaje de compasión y de espiritualidad forjado con el ejemplo de su propia vida.
Madre espiritual de la orden, monja y maestra formadora de innumerables monjes, incansable guía y dadora de luz para todos aquellos que se consideren sus hijos. Es y seguirá siendo junto a Sri Ramakrishna  el ejemplo de una vida de entrega a Dios. Ella demostró que es posible manifestar la Divinidad en y a través de la vida diaria. Su amor, su conocimiento, infinita compasión y simpatía para todos, la convierten en una imagen viviente de la Divina Maternidad. Ella, Sri Sarada Devi , es nuestra Madre.
La vida pura, fuerte, suave, inegoísta  y dedicada que llevó, como una verdadera y cariñosa madre, durante su existencia terrena, alentó a millares de hombres y mujeres de distintas religiones.
La Santa Madre, la Madre Universal, es atemporal, está más allá de su cultura y de sus circunstancias. Atravesó el tiempo y ahora se muestra día a día como nuestra propia madre.



Hablando sobre ella dice Swami Vivekananda en una carta:

"Hermano, tú no has comprendido aún el significado maravillooso de la vida de la Santa Madre; ninguno de vosotros lo ha comprendido. Pero, poco a poco, lo comprenderéis. Sin la Shakti (fuerza Divina) no hay posibilidad de renovación espiritual para el mundo.¿ Por qué nuestro país es el más pobre y más atrasado de todos los países? Porque la Shakti es tenida en menos aquí.

La Madre ha nacido para revivir esta maravillosa Shakti en la India; y formando ella el núcleo, nuevamente nacerán en el mundo mujeres como Gargui y Maitrei (las cuales se mencionan en los Upanishads como realizadoras de lo Supremo).

Sin la gracia de la Shakti nada puede llevarse a cabo.

¿Qué encontré yo en América y Europa?. Adoración a la Shakti, adoración al poder. Pero allí, su adoración es hecha ignorántemente, buscando la gratificación de los sentidos.

Imagínate, entonces, ¡cuán grande bien lograrán los que la adoren con toda pureza, considerándola como su propia madre!. Cada día voy comprendiendo las cosas con mayor claridad, voy percibiendo más y más la naturaleza íntima de todo".

La Maternidad de Dios


Sólo una eterna, incuestionable entrega a la Madre puede darnos paz. Ámala por Ella misma, sin miedo o favor, ámala porque eres su hijo. Véla en todo,  bueno y malo por igual. Sólo entonces vendrá la”igualdad” y Dicha Eterna, que es la Madre misma cuando así la realizamos. Hasta entonces la miseria nos perseguirá. Sólo descansando en la Madre estamos a salvo.
SWAMI VIVEKANANDA

La Divina Madre del UniversoAdoración de lo Divino como Madre
El concepto de adorar a la Suprema Realidad como la Divina Madre es muy antiguo. En un mantra, el rishi del Mahanarayana Upanishad (ll.2) saluda: “¡Oh, Tú, Diosa! Diestra en salvar, Tú nos cruzas por las dificultades en excelente manera. ¡Nuestras salutaciones a Ti!”
Es posible que los rishis se dirigieran al fuego del sacrificio considerándolo como Diosa. Ella es la Diosa que quita todas las miserias y problemas, y concede la más elevada dicha. En un período posterior, en la época de los Puranas, el concepto de considerar a la Diosa como la Divina Madre del universo alcanzó su máximo desarrollo.  El culto de distintas diosas en diferentes partes, gradualmente se sumergió también en el concepto de adoración a una única Diosa, la misma Madre Divina con diferentes nombres como Uma, Maheshvari, Gauri, Chandi, Párvati, Mahakali, Ma, Sri, Minakshi, etc.
En el Chandi se narra la historia del rey Surat y del mercader Samadhi. Ambos habían recibido un muy mal trato de sus familiares y amigos, pero a pesar de todo, se sentían muy apegados a ellos.
El rey le preguntó al rishi Medha la razón del extraño comportamiento de sus mentes. Entonces el rishi les contó acerca de la Divina Madre y Su poder ilusionante: “Ciertamente Ella, Bhagavati, Mahamaya, arrastrando a la fuerza aún la mente de los sabios, los arroja en la ilusión.  Ella crea este universo entero, móvil e inmóvil. Es Ella quien, cuando es propicia, se transforma en la dadora de dones a los seres humanos para su liberación final” (Chandi I,55-56).


Manifestación especial en el cuerpo femenino

Esta Madre del universo tiene ciertamente una especial manifestación en el cuerpo femenino. En el Chandi vemos que Indra y otros dioses rogaron a la Diosa: “¡Oh, Diosa!, todos los aprendizajes son tus aspectos; así lo son todas las mujeres del mundo con sus variadas cualidades” (XI,6).
En el Rig Veda (X.10.125), la hija del rishi Ambhrina, sintiéndose completamente identificada con esta Madre del universo, dice: “Soy Yo quien se mueve en la forma de los Rudras, los Vasus, los Adityas y todos los demás dioses… A quien Yo elijo lo hago grande: al creador, al vidente y al genio”.   
Hoy en día la Santa Madre Sri Sarada Devi es respetada como la personificación viviente de esta Madre Divina. En ocasiones, Ella misma reveló su divinidad a algunos devotos bienaventurados. Ella dijo: “El Maestro (Sri Ramakrishna) consideraba a todas las criaturas como manifestaciones de la Divina Madre. El me dejó para dar expresión a esa Maternidad”.
Sri Ramarkrishna veía a la Divina Madre en todas las mujeres. La maternidad Divina también se manifestó muy marcadamente en su vida.
Swami Vivekananda escribió (C.W.: VI.335): “….la maternidad de Dios es prominente en esta Encarnación. Él (Sri Ramakrishna) solía vestirse como una mujer. Él fue, por así decirlo, nuestra madre, y nosotros debemos del mismo modo, mirar a todas las mujeres como reflejos de la Madre.”

*

El concepto de adorar a lo Divino como Madre es también bastante antiguo en la tradición cristiana. Luego de observar este gran amor por la Divina Madre entre muchos cristianos Swamiyí escribió (C.W. V.506): “Jehová, Jesús y la Trinidad son secundarios: la adoración es para Ella, la Madre con el niño en sus brazos. El emperador grita “Madre”, el mariscal de campo grita “Madre”, el soldado con la bandera en la mano grita “Madre”, el marinero al timón grita “Madre”, el pescador en sus harapos grita “Madre”... En todas partes está el grito de “Ave María”, día y noche, “Ave María”, “Ave María”.

*

La Madre es la Madre. En definitiva, ninguna formalidad es esencial para amarla. Sólo es necesario un sincero y genuino amor por Ella. Todos son sus hijos. Ella es la Madre de todos. Ella está siempre. Debe haber una sumisión y entrega total a la Madre.

RAMAKRISHNA VIVEKANANDA VEDANTANA
Primera edición. Pág. 129

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...