lunes, 7 de noviembre de 2011

Narendra


Para difundir su mensaje hasta el último confín de la Tierra, Sri Ramakrishna necesitaba de un instrumento poderoso. Con su cuerpo frágil y miembros delicados no podía hacer largos viajes y cubrir grandes distancias.

Tal instrumento lo encontró en la persona de Narendranath Datta, su querido Narén, a quien el mundo conocería más tarde por el nombre de Swami Vivekananda.

Ya antes de conocer a Narendranath, éste le había aparecido al maestro en una visión como un sabio absorto en meditación sobre lo Absoluto, el que, a requerimiento de Sri Ramakrishna, consintió en nacer como ser humano a fin de ayudarlo en su tarea.

Narendra nació en Calcuta el 12 de enero de 1863, hijo de una familia aristocrática bien conocida.

Drigiéndose a Narendra con toda ternura, como si fuera un amigo de muchos años, el Maestro le dijo:

¡Ah, cuánto tardaste en llegar! ¿por qué me afligiste tanto haciéndome esperar todos estos días? Mis oídos están hartos de escuchar las palabras fútiles de gente mundana. ¡Oh cuánto anhelaba yo verter mi alma en el corazón de alguien capaz de recibir mi mensaje! Parándose ante Narendra y juntando las manos, lo llamó Naráiana, nacido en esta Tierra para quitar la miseria de la humanidad.

Años más tarde Narendra habría de decir: “Sri Ramakrishna fue la única persona que desde el momento que me conoció, creyó en mí siempre y en todas las circunstancias. Ni siquiera de mi madre y mis hermanos puedo decir esto. Fueron su inquebrantable fe y amor por mí los que me ligaron a él por siempre. Sólo él sabía amar. La gente mundana sólo hace ostentación de amor por fines egoístas”.

Swami Vivekananda

"Yo soy el alma de Budha,  de Jesús, de Mahoma. Yo soy el alma de los maestros,  y soy todos los  ladrones que robaron ...