La Madre Kali




La diosa Kali es una de las principales deidades del panteón hindú. A menudo aparece asociada con otras diosas y es considerada la consorte de Shiva. Es especialmente venerada en el estado de Bengala donde es
la santa patrona de su capital, Calcuta. Kali era el ideal espiritual de Sri Ramakrishna a la que llamaba y consideraba su madre.
Si bien existen diferentes iconografías en torno a la diosa, por lo general se la representa como una mujer de piel oscura con cuatro brazos erguida sobre el pecho de su marido, Shiva. Esta figura esta ligada a la de Purusha, el ser inmanifestado, y a la Prakriti, la energía primordial, de la filosofía samkhya.
A este respecto en el tomo I del evangelio de Sri Ramakrishna podemos leer: “Aquél que es sin atributos, es también con atributos. Aquel que es Brahman es también Shakti. Cuando lo concebimos como inactivo, es llamado Brahman, y cuando pensamos en Él como Creador, Preservador y Destructor, es llamado la Energía Primordial, Kali”.
La imagen de Kali representa la dualidad, combinando el terror de la destrucción con la ternura maternal. En las manos izquierdas, sostiene una cabeza cortada y un sable ensangrentado, mientras que con las del lado derecho ofrece dones y disipa los temores de sus hijos.
Por única vestimenta lleva una faja hecha con las manos de hombres muertos y una guirnalda formada por 51 calaveras humanas, que representan las letras del alfabeto sánscrito. Con sus tres ojos Kali ve pasado,
presente, y futuro. Sus brillantes dientes blancos simbolizan sattwa, la pureza, y su lengua roja es rajas, el principio activo de la naturaleza.
Cuando Kali es adorada con amor, su aspecto terrible deja de causar miedo. Para sus más sinceros devotos, Ella aparece en una forma amorosa y protectora. El Amor de la Madre Kali es tan grande como su furia, su Amor es ilimitado y eterno. Al final de su célebre poema “Kali, la Madre”, Swami Vivekananda escribió, “¡Oh Tú, Tiempo, el Todo Destructor!/ ¡Ven, Oh Madre, Ven!/ Quien se atreve a amar el Dolor/ Y abraza la forma de la Muerte,/Bailando la danza de la Destrucción,/ A él ¡la Madre viene!

Por Martín Astigueta

Entradas populares de este blog

¿Qué es la filosofía Vedanta?

La Santa Madre Sri Sarada Devi (1853-1920)

Deber y servicio