domingo, 7 de agosto de 2011

El milano


Los deberes mundanos traen mucha preocupación y ansiedad.

“Se narra en el Bhágavata que el Avadhuta (santo de gran renunciación) tuvo veinticuatro Gurús, uno de los cuales fue el milano.

En cierto lugar, unos pescadores estaban pescando, cuando un milano se precipitó hacia abajo y arrebató un pescado.

A la vista del pescado, unos mil cuervos persiguieron al milano haciendo gran estruendo con sus graznidos. A cualquier lado que volara el milano, los cuervos lo seguían. El milano voló al sur y los cuervos lo siguieron; voló al norte y también lo siguieron los cuervos. Fue hacia el este y el oeste, con el mismo resultado. Como el milano comenzara a volar confusamente, he aquí que el pescado cayó de su pico. Al momento, los cuervos dejaron solo al milano y volaron tras el pescado. Así, relevado de sus preocupaciones, el milano se posó en la rama de un árbol y pensó: “Aquel miserable pescado era la raíz de todas mis perturbaciones. Ahora me he librado de él y por lo tanto estoy en paz”.

“El Avadhuta aprendió del milano esta lección: que mientras el hombre tenga el pescado, esto es, deseos mundanos, tiene que llevar a cabo acciones y en consecuencia sufrir preocupaciones, ansiedad e inquietud. Tan pronto como renuncia a estos deseos, sus actividades cesan y goza de la paz del alma”.

Pero el trabajo sin ningún motivo egoísta es bueno. No crea ninguna preocupación. Pero es muy difícil ser totalmente inegoísta. Podemos pensar que nuestro trabajo es inegoísta, pero el egoísmo viene sin saberlo nosotros, nadie sabe de dónde. Si un hombre ya ha practicado grandes disciplinas espirituales, entonces, como resultado de ello, podrá trabajar sin ningún motivo egoísta. Después de la visión de Dios, un hombre puede fácilmente hacer trabajos inegoístas. En la mayoría de los casos, la acción cae después de alcanzar a Dios. Sólo unos pocos, como Nárada (un gran sabio y amante de Dios de la mitología hindú), trabajan para traer luz a la humanidad.

El Evangelio de Sri Ramakrishna, T1, Pág. 339

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...