jueves, 21 de julio de 2011

Una forma de bendecir nuestros alimentos

Brahma arpanam brahma havih
brahmagnau brahmana hutam
brahmaiva tena gantavyam
brahma karma samadhina
– Srimad Bhagavad-Gita 4.24

El cucharón (usado para la oblación) es Brahman,
la oblación es Brahman, 
el que hace el culto es Brahman y el fuego es Brahman; 
aquel que ve al único Brahman en acción, 
alcanza a Brahman mismo. 

Brahma arpanam, el proceso de ofrecer es Brahman (Dios, la Existencia-Conciencia-Dicha Absoluta).

brahma havih, el ghee (y otras cosas que se ofrecen en el fuego al hacer un ritual) es Brahman.

brahmagnau en el fuego donde se ofrece; ese fuego también es Brahman.

brahmana hutam el que ofrece (quien hace el culto) es también Brahman.

brahmaiva tena gantavyam sólo Brahman es la meta de quien ofrece (este sacrificio). ¿Qué obtiene uno como resultado de este sacrificio?

Uno alcanza Brahman sólo a través de esto (brahmaiva tena gantavyam).

¿Quién alcanza a Brahman? brahma karma samadhina, aquel cuyo samadhi (concentración) es brahma-karma (quién ve a la acción misma como Brahman). Esa persona sabe que cualquier acción que haga él o ella no es más ni menos que lo divino. Esta es una profunda verdad Vedántica, que existe sólo Brahman en este universo, la infinita, no dual y pura Conciencia. Aquello se ha manifestado como este universo; los objetos, acciones, sujetos, todo es sólo el único infinito Brahman; esta es la verdad que se expresa a través de este verso. Esta maravillosa verdad se ve en la fisiología y en otros pensamientos científicos modernos, como dije anteriormente al tratar el segundo verso, el autor del artículo "El sol es la Gran Madre" en la revista National Geographic (1948) dice que comemos el sol en nuestra comida y su digestión, vestimos el sol en nuestra ropa, usamos el sol en el carbón y el aceite, etc., finalizando con la frase: "Incomprensiblemente entretejidos están los hilos de vida y luz."

Esa unidad universal detrás de esta multiplicidad es lo que los antiguos en India, desde el Rig-Veda en adelante, comprendieron y expresaron. El sol es también conocido como el pushan, "aquel que nutre". El sol es una entidad física visible. Pero nuestros sabios descubrieron la conciencia espiritual de Brahman detrás del sol, detrás del sistema estelar, detrás de todo. Aquél Brahman, la realidad última, infinita y pura Conciencia, una y no dual. Esa es la verdad detrás del universo. Esa verdad se afirma a la hora de la comida. Una idea hermosa: el jatharagni o jugo digestivo dentro del estómago e intestinos, que digiere la comida, es también una forma de lo divino. Esto lo dirá el Bhagavad Guita en el capítulo 15: "Existo en el estómago de todos los seres como el fuego de la digestión, jatharagni. Digiero toda la comida que se pone en el sistema digestivo." uno y no dual, el universo entero es la expresión de aquel Brahman. Al igual que en el sistema solar, todo es radiación solar en forma condensada como agua, como hielo, como piedra, como planta, como esto o aquello. Todo es radiación solar. Por eso, este es un gran verso.

Eso es una Verdad, no un dogma.

Alguien podría preguntar ¿cómo pueden ser ésto y aquello igual? ¿Cómo pueden ser igual la comida que tomo y la energía digestiva en el estómago? Si, lo son. Si van a la raíz verán que todo esto viene de una sola fuente. Tomen como ejemplo el cuerpo humano. El mismo material genético se ha vuelto la rígida estructura ósea, y el mismo material genético se ha vuelto la hermosa visibilidad a través de los ojos. Es traslúcida, por decirlo así. Algo es duro, algo suave, algo fluído, algo como la piel y las uñas y el cabello. Todo esto proviene del mismo material genético. Entonces, esta es la verdad que aprendemos una y otra vez de las ciencias físicas. Todo dentro del cuerpo es construído, luego reparado, corregido, y hecho crecer por el mismo material genético que está adentro. Esta es una gran verdad, la verdad del Advaita, que India descubrió tiempo atrás, sobre el universo como un todo. Lo llamamos Atman o Brahman, la infinita Conciencia, "el uno sin segundo", dice el Brihadaranyaka Upanishad (2.1.20).

Del libro "Universal Message of the Bhagavad Gita", por Swami Ranganathananda

Swami Vivekananda

"Yo soy el alma de Budha,  de Jesús, de Mahoma. Yo soy el alma de los maestros,  y soy todos los  ladrones que robaron ...