lunes, 25 de julio de 2011

La sílaba sagrada

Para el hinduismo la sílaba AUM, que se pronuncia OM, es el sonido primordial del universo. Se lo considera la esencia misma de los Vedas, la expresión de lo absoluto, el supremo Brahman. El pranava, como también se lo denomina, no sólo es patrimonio de esta religión, sino que también es recitado por millones de budistas, jainistas y siks.
Según se narra en la mitología hindú, AUM brotó originalmente del tambor de Shivá y de ella se desprendieron las diferentes notas de la escala musical y todo el lenguaje. Por ello es considerada la palabra sagrada por excelencia, el origen y base de todas las vibraciones y sonidos.
En su obra Swami Vivekananda expresa que “La primera letra A es la raíz del sonido, la clave, pues se pronuncia sin tocar ninguno de los órganos bucales; M representa el último sonido de la serie, pues se pronuncia con los labios cerrados; y U es el sonido intermedio entre la raíz y el fin del tablero fonético bucal. Así AUM representa el entero fenómeno de la emisión del sonido, y por tanto debe ser el símbolo natural, la matriz de los diversos sonidos, y denota toda la escala de cuantas palabras se pueden pronunciar”.
La sílaba representa también la estrecha relación entre el macrocosmos y el microcosmos. Significa la unidad con lo supremo, la combinación de lo físico con lo espiritual. Por medio de la meditación en OM los yoguis pueden alcanzar la iluminación o moksha.
Si bien se utilizan diferentes pictogramas para su representación, su carácter en sánscrito es el más conocido y también es el emblema de la religión hindú. En torno al significado de sus trazos existen una gran cantidad de interpretaciones. Se los vincula con el Trimurti, la trinidad hindú conformada por Brahmá, el creador; Vishnú, el que preserva; y Shivá el destructor. También se lo asocia con el pasado, presente y futuro; ó con los escrituras Rigveda, Samaveda y Yajurveda.
Escribe: Martín Astigueta (Periodísta)

Verdad

"Todo en este mundo, aun la verdad misma, es relativo. Lo que es verdad para un estado de cosas o un plano de existencia, no es ver...