Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Enseñanza del Vedanta

La verdadera naturaleza del ser humano es idéntica a la del Ser Supremo y por ende Divina. La meta de la vida es realizar esta Divinidad, o sea, la identidad entre el yivatma (ser individual) y el Paramatma (Ser Supremo) por medio de las prácticas morales y espirituales.
Como resultado es esa realización, uno se establece en la dicha y paz eterna y se libera de todas las ligaduras. El ser humano puede lograr esto debido al desarrollo de su mente. Por lo tanto, la gloria del nacimiento humano es inmensa.
Hasta obtener aquel estado, el alma (el yiva o ser vivo) necesita nacer repetidamente y experimentar las dualidades. Pero el ser humano siempre está dotado de la capacidad de discernir y ejercer el poder de su voluntad. Esto lo hace responsable de las acciones y sus frutos (karmafala) colocándolo bajo la inevitable ley de causa y efecto. Toda acción no egoísta es moral y acelera la realización de la Divinidad interior, mientras que las acciones egoístas producen lo contrario. 
Ram…

¿Qué es la filosofía Vedanta?

El Vedanta es una de las filosofías espirituales más antiguas e integradoras del mundo y una de las más inclusivas.
Basado en los vedas, textos sagrados de la India, el Vedanta afirma la unidad de la existencia, la divinidad del alma y la armonía de las religiones.
Constituye la base filosófica del hinduismo, incluye aspectos de la cultura India, el Vedanta es de aplicación universal y resulta igualmente relevante a cualquier país, cultura y tradición religiosa.
La palabra "Vedanta" es una combinación de otras dos: "veda", que significa conocimiento y "anta" que significa el fin de o la meta de.
En este contexto, la meta del conocimiento no es intelectual, como el conocimiento limitado que adquirimos al leer libros; este conocimiento se refiere al conocimiento de Dios y de nuestra naturaleza divina. Por lo tanto, Vedanta es la búsqueda del autoconocimiento (o descubrimiento de nuestro propio Ser) y, por ende, la búsqueda de Dios.
¿A qué nos referimos c…

Virtudes éticas y morales

Las virtudes éticas y morales del Vedanta se basan en el ideal de realizar y manifestar nuestra innata divinidad. En pocas palabras, todo lo que nos acerque a la meta es ético y moral y lo que nos impida avanzar no lo es.
Como un diamante que está cubierto de barro, el Atman brilla en todo su esplendor en nuestro interior, sin embargo su presencia está cubierta, su brillante pureza enmascarada tras un sin fin de capas de ignorancia, de identificaciones erróneas, conocimiento incorrecto y percepciones desacertadas. Es importante enfatizar que no estamos tratando de convertirnos en algo distinto a lo que ya somos. No intentamos volvernos perfectos, ya lo somos. Ésta es nuestra verdadera naturaleza. Actuar de acuerdo a ella, con nobleza, sinceridad y amabilidad, levanta el velo de la ignorancia, que oculta la verdadera realidad. Cualquier cosa que deforme esta realidad es una distorsión de la verdad.
Por lo tanto, la ética del Vedanta se basa en un sencillo método de razonamiento, don…

¿Por qué no somos conscientes de nuestra divinidad?

El concepto de maya o ignorancia

El Vedanta entiende que nuestra verdadera naturaleza es divina: pura, perfecta y eternamente libre. No necesitamos transformarnos en Brahman (Lo Absoluto Impersonal), porque ya lo somos. Nuestro verdadero Ser, el Atman, es uno con Brahman.
Pero, si nuestra naturaleza es divina, ¿por qué no somos conscientes de ella?
La respuesta a esta pregunta se encuentra en el concepto de maya (maia) o ignorancia. Maya es el velo que cubre nuestra verdadera naturaleza y la verdadera naturaleza del mundo que nos rodea. Maya es inescrutable: no se sabe por qué existe ni cuándo empezó. Lo que sí sabemos es que, como cualquier forma de ignorancia, deja de existir cuando surge el conocimiento: el conocimiento de nuestra naturaleza divina.
Brahman es la verdad de nuestra existencia: vivimos, nos movemos y moramos en Brahman. Los Upanishads, textos sagrados de la filosofía del Vedanta, declaran: “En verdad todo esto es Brahman”. El mundo cambiante que percibimos a nuestro …

La sílaba sagrada

Imagen
Para el hinduismo la sílaba AUM, que se pronuncia OM, es el sonido primordial del universo. Se lo considera la esencia misma de los Vedas, la expresión de lo absoluto, el supremo Brahman. El pranava, como también se lo denomina, no sólo es patrimonio de esta religión, sino que también es recitado por millones de budistas, jainistas y siks. Según se narra en la mitología hindú, AUM brotó originalmente del tambor de Shivá y de ella se desprendieron las diferentes notas de la escala musical y todo el lenguaje. Por ello es considerada la palabra sagrada por excelencia, el origen y base de todas las vibraciones y sonidos. En su obra Swami Vivekananda expresa que “La primera letra A es la raíz del sonido, la clave, pues se pronuncia sin tocar ninguno de los órganos bucales; M representa el último sonido de la serie, pues se pronuncia con los labios cerrados; y U es el sonido intermedio entre la raíz y el fin del tablero fonético bucal. Así AUM representa el entero fenómeno de la emisión de…

Y por fin Dios dijo,...

"Hagamos al hombre a imagen y semejanza nuestra."

Vale decir entonces que la Divinidad nos hace participes de su Ser, nos crea según su espíritu. Es por esto que San Pablo nos dice: En Dios somos, en Dios nos movemos, pero también podemos afirmar que Dios se manifiesta en nosotros, ya que el Ser Supremo es en principio espíritu in-manifestado. En el ser humano se otorga por voluntad de la Divinidad una latente conciencia de esa naturaleza espiritual. Esto no ocurre en otros niveles de la creación, lo cual no indica necesariamente que solo el hombre posee naturaleza divina, sino que el estado de ser humano es el único capaz de ser plenamente consciente de este privilegio. Pero también es divino, aunque no consciente todavía de esta verdad todo lo demás que El creo, o para decirlo en forma más amplia, todo aquello en que El quiso manifestarse. Porque si todo deviene de un único Principio Divino, lo es también en esencia su creación, o todo aquello en que Dios se halla manifest…

Una forma de bendecir nuestros alimentos

Brahma arpanam brahma havih brahmagnau brahmana hutam brahmaiva tena gantavyam brahma karma samadhina – Srimad Bhagavad-Gita 4.24
El cucharón (usado para la oblación) es Brahman,
la oblación es Brahman,  el que hace el culto es Brahman y el fuego es Brahman;  aquel que ve al único Brahman en acción,  alcanza a Brahman mismo. 
Brahma arpanam, el proceso de ofrecer es Brahman (Dios, la Existencia-Conciencia-Dicha Absoluta).

brahma havih, el ghee (y otras cosas que se ofrecen en el fuego al hacer un ritual) es Brahman.

brahmagnau en el fuego donde se ofrece; ese fuego también es Brahman.

brahmana hutam el que ofrece (quien hace el culto) es también Brahman.

brahmaiva tena gantavyam sólo Brahman es la meta de quien ofrece (este sacrificio). ¿Qué obtiene uno como resultado de este sacrificio?

Uno alcanza Brahman sólo a través de esto (brahmaiva tena gantavyam).

¿Quién alcanza a Brahman? brahma karma samadhina, aquel cuyo samadhi (concentración) es brahma-karma (quién ve a la acción misma como Brah…